Fotografía de viajes: Toulouse mon amour

Hace un tiempo tuve la oportunidad de asistir a un curso sobre fotografía de viajes con Tino Soriano, reputado fotógrafo cuyas imágenes seguramente habréis visto en reportajes de National Geographic, revistas de viajes, etc… El tema, como no podía ser menos: Fotografía de Viajes.

¿Quien se resistiría a ir a un curso en el que aprender los secretos de los maestros para hacer mejores fotos durante nuestros viajes?

Bueno. En realidad pronto descubrimos que “Fotografía de Viajes” no es exactamente lo mismo que “Las fotografías que haces cuando vas de vacaciones” y que, por lo tanto, tampoco es exactamente lo mismo que “Las fotografías que haces cuando vas de viaje por trabajo y tienes un rato por la tarde para cenar y dar una vuelta”… Que es justamente el tema sobre el que gira esta entrada: Toulouse mon amour

La semana pasada tuve la oportunidad de visitar, entre reunión y reunión, la ciudad francesa de Toulouse, capital europea de la aeronáutica y ciudad eminentemente universitaria, con marcado acento francés, y con cafés, terrazas y restaurantes con encanto por todas partes, lo que la convierte en un excelente lugar para hacer “fotografía de viajes”.

20100825_img_1526

Si bien la aproximación de Tino a la fotografía de viajes dista mucho de la que la mayoría nos podemos permitir (por un motivo u otro) cuando vamos de vacaciones, y más aún cuando vamos por trabajo, sí aprendimos conceptos generales que podremos aplicar para volvernos a casa con unas cuantas imágenes que nos transporten más adelante de algún modo a aquella ciudad o a aquel país en el que un día fuimos “viajeros”.

Una pregunta clave a la hora de afrontar un viaje es ¿de cuánto tiempo disponemos para hacer fotos? La respuesta será normalmente “poco”, pero para tratar de captar la esencia del sitio que visitamos es fundamental que dediquemos tiempo a observar los detalles, a la gente, a encontrar los sitios que queremos fotografiar y a esperar a que las condiciones allí sean las que esperamos: la luz perfecta en un café, alguien pasando frente a una frutería, un gato hambriento rondando un restaurante…

Que el resultado final responda a nuestras expectativas ya dependerá de nuestra habilidad y de la suerte, pero tomarse tiempo para esperar (o para construir) las fotografías hará en cualquier caso la experiencia viajera mucho más interesante.

20100824_img_1425

Toulouse tiene montones de rincones de foto, pero al tener un casco histórico pequeño y sin aglomeraciones turísticas, tendremos la oportunidad de movernos con calma por él aunque dispongamos sólo de unas pocas horas durante el viaje.

Otro punto fundamental es tener la cámara siempre lista, pues en una ciudad con tanta vida en la calle, ocurren cosas a cada instante, y tener el equipo listo nos facilitará conseguir imágenes que de otro modo sólo veríamos pasar. Toulouse parece una ciudad bastante segura y acostumbrada al turismo, así que no llamaremos demasiado la atención por llevar una cámara en la mano. En cualquier caso no está de más tomar las debidas precauciones y tratar de pasar desapercibidos en la medida de lo posible 😉

Y por último: No olvidéis de mirar el mundo no sólo a través de la cámara. Disfrutad el viaje y saboread cada momento.

A Toulouse me gustaría volver teniendo más tiempo para explorar la ciudad. Ya veremos, pero por ahora aquí os dejo algunas de las fotografías que tomé:

[Parece que ésta es la semana de las fotos de viajes, pues mi amigo JuanRa ha publicado una entrada del mismo tema y mencionando al bueno de Tino también :-) ]